domingo, 7 de febrero de 2016

He vuelto por y gracias a ti

Nunca antes había comprobado lo importante que es darse tiempo. A uno mismo. Tiempo para ser capaz de recuperar el tiempo que has perdido por muy irónico que suene. Y es que por fin he sido capaz de hacer las paces conmigo. Es difícil de entender, parece ridículo y, es muy probable que cualquiera que lea esto piense en cómo no me da vergüenza reconocerlo. Es sencillo: me quiero. Me he ido lejos, a solas, con el único fin de cogerme y decirme “eh, para, no te mereces lo que te estás haciendo”. Y he recordado todas las palabras de mi madre, de mi familia y de toda la gente que me quiere. Y me he hecho fuerte. Ahora solamente quiero descansar de todo esto. Quiero descansar de ser fuerte porque es realmente agotador vivir luchando contra un mundo que, tristemente, sólo tu cabeza hace enemigo, él no busca hacerte daño. Quiero dejar de tener miedo a las sombras de mi pasado porque son eso: sombras. Sólo asustan pero no pueden hacerme daño. ¿Y si vuelven? Volveré a ser capaz de poder con ellas. Porque si algo he aprendido todo este tiempo es lo importante que es tomarse tiempo. No precipitarse. Al vacío. Porque creo que lo que mas me ha costado ha sido creer que todo empezaba a ir bien y de repente volver a caer. Era como si fueses por un túnel completamente oscuro y vieses una luz al final, y justo cuando creías alcanzarla: zas. Algo volvía a tapar la salida. Pero todos los túneles tienen salidas de emergencia. Gracias mamá por haber sido la salida de emergencia que me ha cogido y me ha dicho: “tú sales por mi”. Y me has vuelto a enseñar a andar aunque esta vez de otra manera: sin miedo. ¡Sin prisa, pero sin pausa! La vida es demasiado corta como para pensar en frenar. Por eso quiero seguir a tu lado. Quiero volver a mirar todo lo que me rodea con los ojos de antes, volver a ser capaz de ver todo lo bonito que los demás no ven y alejar de mi vista todos los demonios que intentan cegarme. Quiero mirarme al espejo con la mirada de quien se quiere. Y quiero dejar de hacerme daño. Creo que empiezo a quererme. Quiero decirte, sobretodo a ti, mamá: he vuelto.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. como decía escandar " el pasado es eso: pasado"

    ResponderEliminar